Este soy yo

Mi foto

¿Por qué no disfrutar de estos momentos, que son tan pocos, que viven en ti y te dan esa energía que necesitas, para luchar en la vida por lo que quieres?

¿Por qué no sonreírle a la vida?

¿Por qué no rodearme de AMOR, así la vida la veo de otro color, y las penas son menos y los dolores se curan más rápido?.

A veces, lo más bueno de la vida, no es lo mas bello: es lo que se AMA. A veces, es bueno decir estas palabras

miércoles

Y todo comenzó...

Hace unos pocos años por "causalidad" apareció en mi vida quién me ha ayudado a conocer, sentir y seguir aprendiendo entre otras cosas de la vida, el significado del Reiki. A mi gran maestra ANAND VASANTO (Silvia) que dedico este inicio:

Llevamos en general un modo de vida estresante, agotador, lleno de muchos problemas y tratando de no asumirlos tomando en ese caso un resentimiento frente a los demás por la situación. Por nuestra mente pasan las cosas tan deprisa, que la vida nos parece más complicada y ansiosa. Nos refugiamos en la Tv, frente al ordenador, en un buen menú, un gran partido de fútbol... Y sí, parece que nos desgasta menos, al menos ponemos una pausa por un momento. Estamos "haciendo" algo, da igual lo que sea.

Pero ese "hacer" a veces nos deja más hartos, más ansiosos. Quizás podamos dormir, pero no descansar, incluso nuestros sueños nos resultan molestos  y la vida va pasando alrededor nuestro sin un objetivo. Nos despertamos cansados y de nuevo a la lucha.

Compartimos ese "tipo de vida", la soportamos, hasta parece "normal" y a veces la convertimos en una rutina. En ocasiones hasta nos divertimos, pero no nos satisface. Cuando nos sentimos más preocupados, llega un momento en que en nuestro interior nos gritamos ¿cuánto tiempo más debo esperar buscando una "claridad", un "lugar", un "bosque" dentro de esta "jungla" a donde la vida pudiera quedarse paralizada por un momento?

La claridad son los "lugares" los "momentos" requeridos para detener nuestras vidas cuando llegan a ser pesadas.

Esa claridad debe ser nuestro refugio de paz, descanso, seguridad, tranquilidad. Es un momento donde te orientas, te reagrupas, donde te inspeccionas el daño y haces las reparaciones. Es el "lugar" donde las correciones del camino son hechas. donde cambias de rumbo o comienzas de nuevo. Donde puedes ver lo que no podías ver y oír lo que no podías oír.

Si no buscamos esa claridad, entonces es cuando vamos a esos "momentos" de paralización a la fuerza en forma de enfermedad, crisis, ataque de ansiedad, depresión y/o soledad no escogida.

Sin embargo, aunque sea por un momento, vale la pena permanecer en ese "bosque" - quizás hasta danzar alrededor de él- solo para que se pueda saborear lo que se siente experimentar los sentidos.

Debemos sentir el amor puro, sí el AMOR con mayúsculas, ese que nace y crece cuando se sella con abrazos desde el corazón, cuando se habla sin necesidad de gritar, cuando se escucha, cuando no se necesita de nadie para ser feliz, simplemente es acompañarte en ese camino individual hacia la felicidad.

La Iniciación al Reiki que me canalizó ANAND tuvo lugar en un espacio muy especial. Fue cerca de Amma, que recorre el mundo abrazando por la paz y la armonía. Cerca de ella emana tanta energía que te hace ver las cosas de distinta forma a la que estamos acostumbrados.
He estado participando junto con ANAND en Jornadas y eventos donde he dado y he recibido Reiki, conozco a gente que como ella, aunque nos separe una distancia, nos sentimos muy cercanos en los "momentos" incluso en los silencios, y más aún en nuestros reencuentros y sobretodo cuando alguien nos pide Reiki a distancia y nos unimos con mucha luz para que llegue a quien le hace falta, quise aprender más en cuanto me inició y he llegado a la actualidad al 2º Grado con el que ejerzo como Terapeuta, mi vida es un constante aprendizaje...